Antes que nada debemos determinar de qué manera mediremos la desigualdad, y para este artículo nos basaremos en el Coeficiente de Gini, ¿Qué es? La herramienta de medición de dicha cuestión más aceptada a nivel internacional. A forma de breve resúmen, dicho coeficiente mide la desigualdad de ingresos en un determinado país o región, por ejemplo; un país “X” posee 1000 habitantes y su ingreso anual es de 1000 USD. Si cada habitante recibiera 1 USD, entonces el coeficiente de Gini sería 0, representando la total igualdad. En el caso opuesto, si un solo habitante recibiese 1000 USD, el coeficiente de Gini sería 1, representando la total desigualdad.

Entonces ¿Qué país es el menos desigual del mundo? Puede que la respuesta te sorprenda, es Eslovaquia, con un coeficiente de Gini de 0,209. Este pequeño país perteneciente a Europa Central, alguna vez estado satélite de la URSS y miembro del Pacto de Varsovia, que hoy en día es un próspero miembro de la Unión Europea, con tan solo casi 30 años como nación independiente ha logrado coronarse como el más desigual del mundo entero. Seguida por Islandia(0,232), Eslovenia(0,235), República Checa(0,242) y Bielorusia(0,253).

Pero, ¿Cómo es que Eslovaquia lo ha logrado? Mientras que en los últimos 15 años países como Dinamarca o Suiza han aumentado la desigualdad de ingresos en un 14%, contrariamente Eslovaquia ha reducido la misma en un 14%, y esto es en gran parte gracias a un gran sistema de redistribución. El 80-90% del ingreso de las pensiones es proveniente de este sistema, de hecho las pensiones a la vejez son mayoritariamente igualitarias y financiadas en su vasta mayoría por aquellos quienes tienen mayores ingresos.

En este país la décima parte de los trabajadores, la cual posee los mayores ingresos, son quienes financian un 30% de todas las contribuciones sociales. De manera opuesta la mitad de los empleados con menor ingreso son responsables de un 25% de dichas contribuciones. Mientras que las personas con menores ingresos se enfrentan a impuestos del 0 al 5%, aquellos con los mayores ingresos deben pagar impuestos de entre el 17-22%.

Aunque, si le preguntas a un Eslovaco quizás no esté de acuerdo con la afirmación de que su país es el más desigual del mundo, y es que como en todas las regiones del globo aún hay obstáculos por superar. Por ejemplo, en esta nación la brecha de género aún es notoria en cuestión de salarios, la diferencia de remuneración por hora trabajada entre hombres y mujeres es del 19%, tres puntos más elevada que el del promedio europeo. Puede que este indicador económico sea favorable, pero siempre hay lugar para el progreso.

Fuentes:

4 Liberty (2021). Income Equality in Slovakia. Recuperado el 19 de abril de 2022 de http://4liberty.eu/income-equality-in-slovakia/
Torralba, C. (2018). Mismo trabajo, más antigüedad, peor pagadas. El país.
Expansión (2020). Índice de Gini. Recuperado el 19 de abril de 2020 de https://datosmacro.expansion.com/demografia/indice-gini

0
Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *