Sobran las críticas favorables sobre este texto, por la prensa, autores prestigiosos y hasta galardonados con el premio nobel, el libro ha sido en sus 600 páginas muy elogiado en su comunidad. 

Este se plantea una cuestión de suma importancia y de mucha trascendencia en la historia humana, ¿por qué algunas naciones se enriquecen entretanto otras continúan tenazmente en la pobreza? O ya que enfatiza más en la cuestión del fallo, ¿Por qué fracasan los países? inclusive de manera metódica y adrede.

Acemoglu y Robinson nos ilustran mediante un compendio de ejemplos, los cuales son base para su tésis. Su libro se centra más en la cuestión práctica que teórica, no es porque la teoría no sea importante, pero es a fin de cuentas cómo se plasma la misma en la realidad lo que nos demuestra su validez.

Este libro no trae buenas noticias para quienes consideran que el porvenir de los países se encuentra determinado por su situación geográfica, así como tampoco lo hace para quienes afirman que es debido a la herencia cultural de por sí, y aún más desengañados se sentirán aquellos que creen que los países ricos deben su condición a haber desangrado a los países pobres para solventar sus recursos. En cambio los autores señalan otro factor muy determinante, las instituciones; su tipo, diseño, calidad y rendimiento.

El texto cuenta con 15 capítulos, de los cuales ya los primeros 3 hacen temblar cimientos. El primero, “Tan cerca y, sin embargo, tan diferentes”, realiza una comparación entre los Nogales, uno situado en Arizona, Estados Unidos, y otro en Sonora, México. Cuenta sobre las similitudes, desde geográficas y hasta culturales, pero una experimenta una calidad de vida mucho mayor a la otra, a lo que Acemoglu y Robinson denotan la diferencia en sus instituciones, dónde las de E.E.U.U son superiores. Además toma otros ejemplos para ilustrar este punto, comparando las antiguas Alemania Oriental y Occidental, o la gran distinción entre Corea del Norte y Corea del Sur.

En el segundo capítulo “Teorías que no Funcionan” desestiman los factores mencionados al principio, por qué no son suficientemente decisivos la situación geográfica, la cultura o hasta el desconocimiento e ignorancia de sus líderes. Entretanto en el capítulo tercero “La creación de la prosperidad y la pobreza” exponen cómo las instituciones están a cargo de la creación de incentivos, determinación de políticas y, dependiendo de la nación, el bienestar y pobreza. 

Entre los capítulos 4 a 15 nos refuerzan su teoría y la ilustran mediante ejemplos, siguiendo un hilo argumental “institucionalista”. De la misma forma desarrollan dos nociones fundamentales; las de instituciones extractivas e inclusivas.

Opuestas entre sí, las primeras son aquellas que toman recursos de una porción de la sociedad para dárselos a otra. Ejemplos de este tipo de instituciones podría ser las que instauró la Corona Española en América Latina hace tantos años, o más actualmente el socialismo como camino hacia la utopía socialista, el cual es institucionalmente extractivo. Hoy en día podemos ver funcionando a instituciones de esta índole en Corea del Norte o Cuba. Por otro lado, las instituciones inclusivas son antónimas, es decir que distribuyen el poder.

Como conclusión al observar la relación cercana entre la política y economía logramos comprender como hay naciones las cuales no inciden fuera de la pobreza, debido a la formación de instituciones por parte de una élite con la finalidad de perpetuar su poder a costa de las demás personas. Perpetuación que bloquea el crecimiento y previene a la sociedad de mejorar su situación. Acemoglu y Robinson plantean cambiar las instituciones de modo inclusivo, repartir el poder y romper con esa estructura de desgracia, aunque no es un camino fácil.

Adrián Ravier. 04/11/2013. Reseña: “Por qué fracasan los países” – Daron Acemoglu y James A. Robinson. https://puntodevistaeconomico.com/2013/11/04/resena-por-que-fracasan-los-paises-daron-acemoglu-y-james-a-robinson/

0
Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *